domingo, 30 de mayo de 2010


Sincronicemos los latidos con la boca. Y tic-tac-tic-tac, pobre aguja del reloj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario